La meditación es una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de conciencia, ya sea para conseguir algún beneficio o para reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado/a con ese contenido, o como un fín en sí misma.

El término meditación refiere a un amplio espectro de prácticas que incluyen técnicas diseñadas para promover la relajación, construir energía interna o fuerza de vida (Qì, ki, chi, prāṇa, etc.) y desarrollar compasión, amor, paciencia, generosidad y perdón. Una forma particularmente ambiciosa de meditación tiene como fin conseguir sostener la concentración en un punto sin esfuerzo , enfocado a habilitar en su practicante un estado de bienestar en cualquier actividad de la vida.

La meditación toma diferentes significados en diferentes contextos; ésta se ha practicado desde la antigüedad como un componente de numerosas religiones y creencias , pero la meditación no constituye una religión en sí misma. La meditación normalmente implica un esfuerzo interno para autoregular la mente de alguna forma. Normalmente se usa para concentrar la mente y aliviar determinadas condiciones de salud o psicológicas, tales como la presión alta, depresión, y ansiedad. Puede hacerse sentado/a, o de una forma activa —por ejemplo, los monjes budistas practican la atención en todas sus actividades del día a día como una forma de entrenamiento mental. Esta práctica tiene como fin último lograr un estado de paz total a través del control de los pensamientos y las emociones. Algunos tipos de meditación permiten el uso de rosarios u otros objetos rituales para recordar o seguir algún aspecto del entrenamiento.

Desde el punto de vista de la psicología y la fisiología, la meditación puede inducir un estado alterado de conciencia. Tales estados tienen una correspondencia neurofisiológica que se puede medir.  A día de hoy, existen muchos tipos de meditación practicados en la cultura occidental. La respiración consciente, relajación muscular progresiva, y de misericordia se han encontrado beneficiosas en términos cognitivos tales como la relajación. Con entrenamiento en la meditación, la rumiación depresiva puede rebajarse y se puede lograr una mayor paz mental. Diferentes técnicas han demostrado funcionar mejor para personas diferentes.

Meditación Tibetana


Hay muchos elementos en nuestra vida que están más allá de nuestro control. Sin embargo es posible tomar responsabilidad de nuestros estados mentales y cambiarlos a mejor.

De acuerdo con el la tradición del budismo tibetano esto es la cosa más importante que podemos hacer y el Budismo enseña que éste es el único antídoto para nuestras sombras personales, nuestras ansiedades, miedos, odios y confusión general que acosa nuestra condición humana.

La meditación es un medio para trasformar la mente. Las prácticas de meditación Budista son técnicas que fomenta y desarrolla la concentración, claridad, positividad emocional y una forma calmada de observar la naturaleza real de las cosas.

Al realizar una práctica de meditación particular, aprendemos patrones y hábitos mentales y la práctica de proporciona los medios para cultivar formas de ser nuevas y más positivas.

Con práctica regular y paciencia, esos estados mentales sustentadores y enfocados, pueden ahondar en un estado de paz profundo y energizado. Así aprender a cómo meditar es fudamental para alcanzar estos estados.

Estas experiencias pueden tener efectos trasnformadores que pueden llevarte a nuevas formas de entender la vida.

Meditación Vipassana

La meditación Vipassana es una técnica de autodiscernimiento basada en la observación de la mente y la materia y sus aspectos de impermanencia, insatisfacción y falta de una esencia inherente e independiente o «yo».

Es un método de autobservación y meditación budista. Se comienza observando la respiración natural para concentrar la mente y luego, con la conciencia agudizada, se procede a observar la naturaleza cambiante del cuerpo y de la mente y se experimentan las verdades universales de la impermanencia, el sufrimiento y la ausencia de ego.

En la meditación Vipassa, como en otras prácticas espirituales, es importante seguir un buen comportamiento moral para poder llevar a cabo la meditación de manera satisfactoria. “Las condiciones previas indispensables para el desarrollo de la meditación de la calma mental son: vivir en un lugar favorable, limitar los deseos propios y practicar la satisfacción, no implicarse en muchas actividades, mantener una moralidad pura y eliminar completamente el apego y cualquier otro tipo de pensamiento conceptual”

La causa del sufrimiento

“Todo en el mundo tiene una causa. Nada surge sin una causa. […] Cuando el omnisciente Buda alcanzó la iluminación, descubrió que la causa del sufrimiento es el apego (tanha). La palabra “tanha” significa literalmente sed, que cubre los significados de avaricia, lujuria, deseo, apego y similares”.En español, se puede utilizar la palabra apego para referirse a tanha.

La práctica en la vida diaria

Como puede apreciarse a continuación, en la enseñanza de la meditación Vipassana se utilizan muchas metáforas.

Cuando las personas le decían a Ajahn Chah que encontraban imposible practicar en la sociedad, él les preguntaba: ¿si presionara tu pecho con una vara ardiente, dirías que de hecho estás sufriendo, pero como vives en la sociedad no puedes apartarte de eso?.

Así mismo, Buda contaba la historia de un hombre al que le habían disparado una flecha. El hombre herido no permitía que nadie la retirara hasta que hubiera respondido sus preguntas sobre la flecha, el arco y el arquero. Sin embargo, el hombre estaba herido e iba a morir antes de poder dar respuesta a sus preguntas. El hombre tenía que darse cuenta de que estaba sufriendo y por morir, y que tenía que hacer algo pronto. Ajahm Chah enfatizaba mucho sobre este punto: estás sufriendo, haz algo al respecto.

Beneficios

Chanmyay Sayadaw Ashin Janakabhivamsa menciona siete beneficios de la meditación Vipassana:

  • La purificación
  • Superar el arrepentimiento y las preocupaciones
  • Superar los lamentos
  • El cese del sufrimiento físico
  • El cese del sufrimiento mental
  • Alcanzar la iluminación
  • Estar seguro de haber alcanzado el estado conocido como Nibbana (Nirvana en Sánscrito).

Por otra parte, en un análisis realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins y publicado en el JAMA Internal Medicine se encontró lo siguiente:

Aparentemente, practicar tan solo 30 minutos de meditación al día [no necesariamente Vipassana] decrece significativamente los síntomas de ansiedad y depresión. [..] Un programa de entrenamiento de 8 semanas en meditación de la conciencia plena (mindfulness) ayudó a reducir la ansiedad, depresión y el dolor. Y las mejoras continuaron durante los 6 meses posteriores al entrenamiento. Para la depresión y la ansiedad, los efectos de la meditación fueron tan fuertes como aquellos logrados con medicamentos antidepresivos. Sin embargo, la meditación no afectó de manera significativa [otras] condiciones, como enfermedades cardiovasculares o cáncer.